jueves, 8 de diciembre de 2016

¿EL CAMBIO CLIMÁTICO AMENAZA A LAS TORTUGAS MARINAS?



Hembra adulta de tortuga boba volviendo al mar al amanecer, Boa Vista.
Las tortugas marinas son un grupo de vertebrados que se encuentra amenazado a nivel global debido a las actividades humanas. En la actualidad quedan dos familias con siete especies. Dermochelidae, formada actualmente por una sola especie, Dermochelys coriacea (tortuga laúd) y Cheloniidae, formada por las 6 restantes (Caretta carettaChelonia mydas, Lepidochelys kempiiLepidochelys olivacea y Natator depressus). 

Tres de estas siete especies están catalogadas en la lista roja de la UICN como VU (vulnerable), una como EN (endangered, en peligro), dos como CR (critically endangered, en peligro crítico) y de la última no se tienen datos suficientes (Data Deficient) como para valorar su estado de conservación, pero viendo el estado del grupo sería sorprendente que estuviera bien conservada.

Estatus de las 7 especies de tortugas marinas
en la web de la lista roja de la IUCN.

Una de las principales amenazas para las tortugas marinas es la destrucción del litoral, principalmente por la urbanización, hasta el punto que las playas de cría están quedando relegadas a áreas remotas. En las zonas donde siguen criando, otra amenaza importante  es el consumo directo tanto de huevos como de hembras adultas. La captura de adultos reproductores puede tener graves consecuencias en la población, ya que son especies que tardan unos 15-20 años en alcanzar la madurez sexual y la mortalidad de juveniles es altísima. La captura accidental (bycatch) en palangres, redes de enmalle y de arrastre también parecen ser responsables de una alta mortalidad de ejemplares de todas las edades
Pero las dificultades para las tortugas marinas comienzan antes incluso de la eclosión.

Los huevos pueden ser depredados por diversos insectos, aves, mamíferos, lagartos… En Australia los varanos (Varanus panoptes) consumen buenas cantidades de huevos, mientras que en Florida se ha llegado a registrar depredación en hasta el 95% de los nidos de C. caretta, C. mydas y D. coriacea por parte de mapaches (Procyon lotor) y armadillo de nueve bandas (Dasypus novemcintus), en Boa Vista, donde tuve ocasión de ir de voluntariado, los nidos se protegían para evitar la depredación por parte del cangrejo fantasma (Ocypode sp.). Estos sólo son algunos ejemplos de los numerosos casos registrados de una alta proporción de nidos destruidos por parte de depredadores naturales. 

Como es habitual, el problema es mayor cuando se trata de especies invasoras, como con la hormiga roja de fuego Solenopsis invicta en Florida, que depreda mientras las tortugas eclosionan y emergen de la arena. Además, en diferentes zonas del mundo se ha podido comprobar que los gatos silvestres depredaban hasta un 80% de los nidos no protegidos.

Una vez han eclosionado, los cangrejos fantasma (Ocypode sp.) son una de las principales amenazas, pero también aves como el caracara (Caracara cheriway) en Costa Rica, depredan sobre los neonatos habitualmente.

Cuando llegan al agua, se convierten en presas potenciales de aves marinas, condrictios, osteíctios e incluso calamares.

Además, las tortugas tienen que sobrevivir unos 20-25 años en el mar hasta que pueden reproducirse. Esto unido a sus amenazas naturales hace que muy pocos ejemplares alcancen la madurez sexual. Sin embargo esa depredación natural y esa baja tasa de supervivencia seguramente siempre haya existido y estas tortugas han sobrevivido hasta nuestros días, por lo que queda en evidencia el impacto que nuestras actividades están teniendo en sus poblaciones.

Desgraciadamente parece ser que las amenazas antrópicas no se limitan al bycatch y la destrucción de las playas de anidación, van más allá. De hecho, lo que me animó a escribir esta entrada fue un artículo publicado este año en Biological Conservation, por los directores del proyecto de BoaVista entre otros, en el que ponían de manifiesto que el cambio climático también puede resultar una amenaza para las tortugas bobas (Caretta caretta) que crían en esta isla.

Pero… ¿cómo puede ser que un incremento de la temperatura pueda afectar negativamente a especies que dependen de climas cálidos?

Los efectos del cambio climático que se han detectado son generalmente bastante visibles, como el avance de la vegetación leñosa hacia los polos, la rápida disminución de superficie de los glaciares, los cambios en la fenología de algunas especies… Pero precisamente la respuesta a esta pregunta me pareció muy interesante, porque es una amenaza que podría pasar desapercibida durante años.

En las tortugas marinas y en otros reptiles como tuátaras, cocodrilos, algunos agamas, geckos y eslizones, el sexo se determina por la temperatura a la que los huevos se desarrollan. En el caso de las tortugas, cuando la temperatura es mayor, se produce un mayor número de hembras. 

Este trabajo presenta varias predicciones de cómo será la situación de las colonias de Caretta caretta en la isla si el clima sigue evolucionando como se prevé según el escenario RCP 2.6. Este escenario predice un aumento en los próximos 50-100 años en la isla de 2 °C.

En el periodo 2005-2008 la temperatura media de incubación de los huevos en las colonias estudiadas de Boa Vista, fue de 29,5 °C y se ha estimado que nacieron un 79,15% de hembras. Este sex ratio parece estar dentro de lo que puede garantizar estabilidad y viabilidad a la población ya que de forma natural las hembras son más abundantes. El problema es que si la temperatura sigue aumentando como se predice, la desviación del sex ratio a una mayor producción de hembras podría comprometer el futuro de la especie debido a la escasez de machos reproductores. 



Sex-ratio actual (a) predicción para 2050 (b) y para 2100 (c), para Caretta caretta en Boa Vista bajo el escenario RCP 2.6, que supone un aumento de 2 °C en los próximos 50-100 años. (Abella Perez et al. 2016)




Temperatura media del aire y de la arena (a) durante 
2005 y 2008 en playas de anidamiento, (b) proporción de 
anidamientos en 2005-2009. (Abella Perez et al. 2016)
También analizaron la temperatura del aire en las playas en relación a los meses en los que se producen las puestas y llegaron a la conclusión de que actualmente los huevos se ponen en la parte más cálida del año, por lo que ese desvío de la sex ratio podría evitarse si las tortugas cambiaran su fenología reproductora.

De forma similar, las zonas en las que se ponen la mayoría de los nidos en la isla de Boa Vista, también son las más cálidas, por lo que si cambiaran las zonas de cría hacia el norte, la sex ratio no se descompensaría. En esas zonas al parecer también hay hábitat disponible para los nidos.

Esta situación hace que la colonia de tortuga boba de Boa Vista parezca ser bastante resistente al aumento de las temperaturas, ya que dispone de otros meses y lugares de anidamiento en los que la temperatura sería más adecuada para que la estructura de la población se mantuviera garantizando su conservación.

Se ha comprobado que en los periodos interglaciares las tortugas han anidado en latitudes más altas y también hay evidencias de que pueden producirse cambios en la fenología. Sin embargo, el actual cambio climático parece ser mucho más rápido que los que han ocurrido anteriormente y la filopatría de las tortugas seguramente no favorecerá que estos cambios se produzcan en pocas generaciones. 

La proporción de machos con la que el futuro de las poblaciones se verá comprometido se desconoce y esta población de Boa Vista parece que difícilmente se verá afectada, ya que es una de las que más machos produce de esta especie (20.85% en el estudio), pero ¿qué pasará con otras poblaciones en las que la producción de machos es menor?

En Boa Vista tienen hábitat disponible, pero ¿qué pasará con las poblaciones que por la destrucción del litoral tengan que quedarse en zonas con peores condiciones?


¿Podrán estas especies adaptarse a las nuevas condiciones a tiempo? 



El futuro de la población de tortuga boba de Boa Vista



Bibliografía:


Lewison, R.L. & Crowder, L.B., 2007. Putting Longline Bycatch of Sea Turtles into Perspective. Conservation biology, 21(1), pp.79–86.

Vitt, L.J. & Caldwell, J.P., 2014. Herpetology An Introductory Biology of Amphibians and Reptiles Fourth., Academic Press.

Wyneken, J., Kenneth, J.L. & Musick, J.A. eds., 2013. The Biology of Sea Turtles. Volume III, CRC Press.




viernes, 29 de enero de 2016

LAS ESPECIES QUE DESCONOCEMOS

¿Cuántas especies existen?


La respuesta es tan simple como que no se sabe. Puede resultar un poco decepcionante, pero también intrigante, porque si quedan especies por descubrir alguien tendrá que hacerlo ¿no?

Una pequeña muestra de diversidad "de la que conocemos" y que he tenido la suerte de observar.


En 1731 Linneo comenzó a nombrar especies con el sistema binomial que él mismo desarrolló y que se sigue utilizando en la actualidad, publicó varias obras en las cuales nombró más de 8.000 especies animales y 6.000 vegetales. Algunas tan conocidas como Canis lupus (lobo), Balaenoptera musculus (ballena azul) o incluso la nuestra, Homo sapiens.

Desde entonces hasta hoy, se han descrito alrededor de 1.9 millones de especies. Para hacernos una idea, algunas cifras bastante actuales son,  1.457.300 de animales, de estos unos 366.580 son coleópteros (escarabajos), unos 147.489 himenópteros (abejas y avispas) y unos 159.414 lepidópteros (mariposas diurnas y nocturnas). 

 A pesar de estas cifras, parece que todavía quedan muchas especies por descubrir, sólo de mamíferos, un grupo bien conocido y que tiene algo más de 5.000 especies descritas, se describen cada año unas 10 o 12 especies, pero la mayoría son especies crípticas, que se diferencian genéticamente de otras pero morfológicamente es imposible.

 Generalmente el descubrimiento de una nueva especie es motivo suficiente para publicar un paper, pero precisamente lo que me ha animado a escribir esta entrada ha sido la publicación de un trabajo en el que se describen nada menos que ¡¡¡60 nuevas especies de odonatos en África!!! (enlace al trabajo) Este trabajo es la mayor descripción de odonatos en 130 años. Los autores comienzan el texto poniendo en valor el hecho de que las especies que no se han descrito para nosotros es como si no existieran, no pueden ser catalogadas por la IUCN  para su conservación, no se pueden utilizar para valorar un hábitat o incluso como en el caso de los odonatos, no pueden utilizarse como indicadores de la calidad de las masas de agua dulce, hábitats que están desapareciendo a un ritmo terrible.

Odonatologica, December 2015


Curiosamente, la primera especie que aparece en la descripción, es un nuevo calopterígido, Umma gumma, que ha sido nombrada así aprovechando el género Umma ya existente con el nombre de un disco de Pink Floyd.




Vídeo de KD B. Dijkstra, uno de los mayores expertos en odonatos y autor durante un trabajo de campo en el Congo.


  
Los odonatos son un grupo pequeño dentro de los insectos, con unas 7.500 especies conocidas y si estos investigadores han sido capaces de describir 60 nuevas ¿¿¿cuántos coleópteros o himenópteros habrá en los trópicos o incluso en el Paleático esperando a ser descubiertos???

Macho de Chlorocypha aurora, una de las especies descritas, sacada de aquí.


Muchas de las especies que han sido descritas en este trabajo pueden identificarse simplemente por fotografías o a simple vista, como la del vídeo, lo que demuestra que no todo lo que desconocemos son especies crípticas como suele pasar con los mamíferos y que todavía queda mucho por explorar,  conocer y sobre todo por CONSERVAR!!

sábado, 16 de enero de 2016

¿QUÉ SON LOS LÍQUENES?

Después de un tiempo en el que por estudiar y hacer trabajos no he tenido tiempo, retomo la actividad bloguera.

Esta vez voy a hablar sobre uno de esos grupos "nuevos" para mí, en los que como biólogo o naturalista te empiezas a interesar después del habitual paso por las aves, mamíferos, herpetos... Hace poco hablé sobre uno de estos grupos en una entrada que dediqué a los odonatos (libélulas y caballitos) y hoy toca el turno a los líquenes.

Ramalina capitata, con un talo foliáceo. 


¿Qué son los líquenes?

Lo primero es aclarar lo que son estos organismos. Es bastante evidente que animales no, pero...¿son plantas? desde luego plantas vasculares tampoco, pero teniendo en cuenta que las algas se engloban dentro del Phylum Charophyta, como las plantas terrestres, podríamos decir que son medio plantas. Esto es porque cuando vemos un liquen lo que estamos viendo son dos organismos "fusionados" en uno mediante una simbiosis, en este caso un hongo y un alga. Esta simbiosis dio lugar a una nueva forma de organización de vegetales, que ahora se clasifica cercana a los hongos. La "unión" es tan intensa que a simple vista, sin una preparación al microscopio resulta imposible distinguir los dos organismos.

Como en toda simbiosis las dos partes aportan algo y se benefician de la otra. En este caso es el hongo quien aporta el agua y las sustancias minerales que necesita el alga para su metabolismo, mientras que esta aporta los azucares que el hongo necesita para su metabolismo de los hidratos de carbono.

Además de estar clasificadas las especies de líquenes, también se conoce los grupos a los que pertenecen las partes e incluso los géneros a los que pertenecen. Los hongos o micobiontes, suelen ser Ascomycetes, y en algunas zonas tropicales Basidiomycetes. Por su parte las algas son cloroficeas en más de un 90% de los casos y cianofíceas en los restantes.

Rhizocarpon geographicum, uno de los más comunes sobre las rocas ácidas, con talo crustáceo.


Morfología

Se engloban morfológicamente dentro del grupo de los Talófitos, esto significa que forman un Talo. Esto es una estructura formada por un organismo pluricelular en la que todas las células proceden de una célula madre y aunque hay diferenciación celular no tienen tejidos.

Los talos son muy variados según su morfología externa, pudiendo ser desde costras adheridas a las rocas o incluso colgar de las ramas como largos filamentos.

Cladonia uncialis, especie que crece sobre el suelo, no sobre el granito.


Reproducción

Generalmente es el hongo el que desrrolla la estructura reproductiva o cuerpo fructífero, los hay muy variados, pero el principal es el apotecio. En esta estructura se forman las esporas durante la reproducción sexual, pero también tienen otras estructuras, los soredios (granos finos) e isidios (proyecciones alargadas), que se desprenden y son arrastrados por el agua o el viento para colonizar nuevos territorios mediante reproducción asexual, estos trozos desprendidos llevan tanto parte de hongo como de alga.

Parmelia sulcata, especie con talo foliáceo.


Ecología

Sin duda es aquí donde está el mayor interés de estos organismos. Están adaptados a prácticamente todos los medios disponibles, desde rocas (saxícolas) hasta troncos de árboles (epífitos) y pasando por el suelo. A pesar de no ser demasiado exigentes con la humedad y la temperatura, si lo son con las características del sustrato, lo que hace que las comunidades varíen mucho dependiendo de las rocas madre de la zona. Algunos incluso son capaces de crecer sobre PVC, degradándolo.

También es muy interesante el hecho de que pueden actuar como bioindicadores, tanto de la contaminación atmosférica, como del sobrepastoreo (por exceso de nitrógeno). Además, pueden producir lo que se conoce como sustancias liquénicas, con diferentes funciones, como protegerlo de la depredación animal, al ser sustancias tóxicas o incluso con capacidad fungicida, permitiendo eliminar posibles competidores y expandir el área ocupada.

Una muestra de la gran diversidad liquénica que muestran las rocas silíceas.



Todas las fotos son del Puerto de Leitariegos sobre granitos (suelos ácidos) que estaban totalmente cubiertos por estos organismos. Las hice durante el voluntariado que hicimos con la Fundación Oso Pardo. Y Juanjo me ayudó a determinarlos.


Espero que esta pequeña introducción a los líquenes haya resultado interesante y que os anime a buscar más sobre ellos, aquí van unos enlaces interesantes para identificarlos en algunas zonas de la Península:

Guía para los macrolíquenes epifitos del centro de España PDF
Líquenes de Muniellos PDF
Clave interactiva para los macrolíquenes epífitos de España
Sociedad Española de Liquenología

Hasta la próxima entrada!!!

sábado, 5 de diciembre de 2015

UN BIÓLOGO EN LA CIUDAD

Este año como estoy en Londres, no voy a poder ir mucho al campo, por lo que intentaré subir cosas que puedan resultar interesantes para biólogos aislados en una ciudad, esta es la primera de ellas.

En inglés, se hacen habitualmente unos juegos de palabras que en castellano no toleraríamos, así juntando las palabras "Christmas" (navidad) y el apellido de uno de los naturalistas más famosos de la historia, Alfred Russel Wallace, ya tienes el nombre para un evento navideño sobre naturaleza, "WALLMAS"  (la entrada lo explica todo jeje).

Recorte de la entrada

Ese era el nombre de un evento organizado por el "Centre for ecology and evolution" en el que hemos pasado hoy la mañana, en el Zoo de Londres.

Básicamente el evento consistía en una charla y después podías entrar al zoo todo lo que te apeteciera. La razón por la que me he decidido a subir algo al blog, es porque quien daba la charla era un personaje bastante conocido por aquí, pero del que yo nunca había oído hablar, George McGavin. Después de muchos años dando clase de zoología, se ha estado dedicando últimamente a grabar documentales para la BBC, la charla os la podéis imaginar... Ha hablado sobre el rodaje de los documentales, de los bichos que encontraban y describían en la selva, de las zonas por las que se movían, como llevaban el material por la selva, incluso de los encuentros con volcanes en erupción!!

Aquí os dejo un enlace en el que podéis ver los episodios de uno de sus documentales, que se llamó "The Lost Land of the Tiger". Lo grabaron en Bhutan junto con un investigador que anda tras ellos en la zona, trampeandolos con cámaras, llamado Alan Rabinowitz.

Espero que os resulte interesante, para mí ha sido una pasada poder conocer de esta forma la obra de George McGavin, la cual creo que no es demasiado conocida en España.


Yo con George despúes de la charla.
Dejo un par de fotos de lo que hemos visto en el zoo, que aunque NO ES LA FORMA DE VER NATURALEZA, puede resultar interesante por la cercanía, sobre todo la zona de anfibios y reptiles y también la de selva americana en la que los animales están sueltos por el recinto por el que pasas.

Tití emperador (Saguinus imperator) volviendo loco al enfoque mirando a ver qué había dentro de la cámara

Pitón arborícola verde (Morelia viridis)

Para terminar, si alguien más está por Londres harto de la ciudad, la ZSL organiza de vez en cuando eventos, principalmente charlas con ponentes muy interesantes en las que podemos evadirnos por unas horas de esta locura de tráfico y lluvia ;) (no sé porqué, pero todavía no he encontrado algún grupo que haga salidas de campo fuera de la ciudad...)

Espero que sea de interés!!!