viernes, 29 de enero de 2016

LAS ESPECIES QUE DESCONOCEMOS

¿Cuántas especies existen?


La respuesta es tan simple como que no se sabe. Puede resultar un poco decepcionante, pero también intrigante, porque si quedan especies por descubrir alguien tendrá que hacerlo ¿no?

Una pequeña muestra de diversidad "de la que conocemos" y que he tenido la suerte de observar.


En 1731 Linneo comenzó a nombrar especies con el sistema binomial que él mismo desarrolló y que se sigue utilizando en la actualidad, publicó varias obras en las cuales nombró más de 8.000 especies animales y 6.000 vegetales. Algunas tan conocidas como Canis lupus (lobo), Balaenoptera musculus (ballena azul) o incluso la nuestra, Homo sapiens.

Desde entonces hasta hoy, se han descrito alrededor de 1.9 millones de especies. Para hacernos una idea, algunas cifras bastante actuales son,  1.457.300 de animales, de estos unos 366.580 son coleópteros (escarabajos), unos 147.489 himenópteros (abejas y avispas) y unos 159.414 lepidópteros (mariposas diurnas y nocturnas). 

 A pesar de estas cifras, parece que todavía quedan muchas especies por descubrir, sólo de mamíferos, un grupo bien conocido y que tiene algo más de 5.000 especies descritas, se describen cada año unas 10 o 12 especies, pero la mayoría son especies crípticas, que se diferencian genéticamente de otras pero morfológicamente es imposible.

 Generalmente el descubrimiento de una nueva especie es motivo suficiente para publicar un paper, pero precisamente lo que me ha animado a escribir esta entrada ha sido la publicación de un trabajo en el que se describen nada menos que ¡¡¡60 nuevas especies de odonatos en África!!! (enlace al trabajo) Este trabajo es la mayor descripción de odonatos en 130 años. Los autores comienzan el texto poniendo en valor el hecho de que las especies que no se han descrito para nosotros es como si no existieran, no pueden ser catalogadas por la IUCN  para su conservación, no se pueden utilizar para valorar un hábitat o incluso como en el caso de los odonatos, no pueden utilizarse como indicadores de la calidad de las masas de agua dulce, hábitats que están desapareciendo a un ritmo terrible.

Odonatologica, December 2015


Curiosamente, la primera especie que aparece en la descripción, es un nuevo calopterígido, Umma gumma, que ha sido nombrada así aprovechando el género Umma ya existente con el nombre de un disco de Pink Floyd.




Vídeo de KD B. Dijkstra, uno de los mayores expertos en odonatos y autor durante un trabajo de campo en el Congo.


  
Los odonatos son un grupo pequeño dentro de los insectos, con unas 7.500 especies conocidas y si estos investigadores han sido capaces de describir 60 nuevas ¿¿¿cuántos coleópteros o himenópteros habrá en los trópicos o incluso en el Paleático esperando a ser descubiertos???

Macho de Chlorocypha aurora, una de las especies descritas, sacada de aquí.


Muchas de las especies que han sido descritas en este trabajo pueden identificarse simplemente por fotografías o a simple vista, como la del vídeo, lo que demuestra que no todo lo que desconocemos son especies crípticas como suele pasar con los mamíferos y que todavía queda mucho por explorar,  conocer y sobre todo por CONSERVAR!!

sábado, 16 de enero de 2016

¿QUÉ SON LOS LÍQUENES?

Después de un tiempo en el que por estudiar y hacer trabajos no he tenido tiempo, retomo la actividad bloguera.

Esta vez voy a hablar sobre uno de esos grupos "nuevos" para mí, en los que como biólogo o naturalista te empiezas a interesar después del habitual paso por las aves, mamíferos, herpetos... Hace poco hablé sobre uno de estos grupos en una entrada que dediqué a los odonatos (libélulas y caballitos) y hoy toca el turno a los líquenes.

Ramalina capitata, con un talo foliáceo. 


¿Qué son los líquenes?

Lo primero es aclarar lo que son estos organismos. Es bastante evidente que animales no, pero...¿son plantas? desde luego plantas vasculares tampoco, pero teniendo en cuenta que las algas se engloban dentro del Phylum Charophyta, como las plantas terrestres, podríamos decir que son medio plantas. Esto es porque cuando vemos un liquen lo que estamos viendo son dos organismos "fusionados" en uno mediante una simbiosis, en este caso un hongo y un alga. Esta simbiosis dio lugar a una nueva forma de organización de vegetales, que ahora se clasifica cercana a los hongos. La "unión" es tan intensa que a simple vista, sin una preparación al microscopio resulta imposible distinguir los dos organismos.

Como en toda simbiosis las dos partes aportan algo y se benefician de la otra. En este caso es el hongo quien aporta el agua y las sustancias minerales que necesita el alga para su metabolismo, mientras que esta aporta los azucares que el hongo necesita para su metabolismo de los hidratos de carbono.

Además de estar clasificadas las especies de líquenes, también se conoce los grupos a los que pertenecen las partes e incluso los géneros a los que pertenecen. Los hongos o micobiontes, suelen ser Ascomycetes, y en algunas zonas tropicales Basidiomycetes. Por su parte las algas son cloroficeas en más de un 90% de los casos y cianofíceas en los restantes.

Rhizocarpon geographicum, uno de los más comunes sobre las rocas ácidas, con talo crustáceo.


Morfología

Se engloban morfológicamente dentro del grupo de los Talófitos, esto significa que forman un Talo. Esto es una estructura formada por un organismo pluricelular en la que todas las células proceden de una célula madre y aunque hay diferenciación celular no tienen tejidos.

Los talos son muy variados según su morfología externa, pudiendo ser desde costras adheridas a las rocas o incluso colgar de las ramas como largos filamentos.

Cladonia uncialis, especie que crece sobre el suelo, no sobre el granito.


Reproducción

Generalmente es el hongo el que desrrolla la estructura reproductiva o cuerpo fructífero, los hay muy variados, pero el principal es el apotecio. En esta estructura se forman las esporas durante la reproducción sexual, pero también tienen otras estructuras, los soredios (granos finos) e isidios (proyecciones alargadas), que se desprenden y son arrastrados por el agua o el viento para colonizar nuevos territorios mediante reproducción asexual, estos trozos desprendidos llevan tanto parte de hongo como de alga.

Parmelia sulcata, especie con talo foliáceo.


Ecología

Sin duda es aquí donde está el mayor interés de estos organismos. Están adaptados a prácticamente todos los medios disponibles, desde rocas (saxícolas) hasta troncos de árboles (epífitos) y pasando por el suelo. A pesar de no ser demasiado exigentes con la humedad y la temperatura, si lo son con las características del sustrato, lo que hace que las comunidades varíen mucho dependiendo de las rocas madre de la zona. Algunos incluso son capaces de crecer sobre PVC, degradándolo.

También es muy interesante el hecho de que pueden actuar como bioindicadores, tanto de la contaminación atmosférica, como del sobrepastoreo (por exceso de nitrógeno). Además, pueden producir lo que se conoce como sustancias liquénicas, con diferentes funciones, como protegerlo de la depredación animal, al ser sustancias tóxicas o incluso con capacidad fungicida, permitiendo eliminar posibles competidores y expandir el área ocupada.

Una muestra de la gran diversidad liquénica que muestran las rocas silíceas.



Todas las fotos son del Puerto de Leitariegos sobre granitos (suelos ácidos) que estaban totalmente cubiertos por estos organismos. Las hice durante el voluntariado que hicimos con la Fundación Oso Pardo. Y Juanjo me ayudó a determinarlos.


Espero que esta pequeña introducción a los líquenes haya resultado interesante y que os anime a buscar más sobre ellos, aquí van unos enlaces interesantes para identificarlos en algunas zonas de la Península:

Guía para los macrolíquenes epifitos del centro de España PDF
Líquenes de Muniellos PDF
Clave interactiva para los macrolíquenes epífitos de España
Sociedad Española de Liquenología

Hasta la próxima entrada!!!